miércoles, junio 14, 2006

Altamira Suites en Azul y Verde para esperar la noche

Para aquellos que se niegan a llegar a casa sin antes saborear algo de la ciudad, les recomiendo una buena opción para sentirse fuera del agobio citadino sin necesidad de volar kilómetros, y es pasarse un rato por el Hotel Altamira Suites, en la tarde, y hacer un after office diferente, en el área de la piscina, rodeado de plantas tropicales con ese plano azul del agua de la piscina y dedicarse a tener una conversa de lo sagrado y lo profano degustando un Ron Green, una versión sofisticada del legendario mojito, acompañado de una ración de los tequeños inmortalizados de Helena Ibarra, esperando la noche con ese preámbulo sibarita deja un sabor fresco en el paladar y en el alma para sentirse privilegiado en esta convulsionada ciudad.