miércoles, septiembre 05, 2007

Ley de Compensación






Y como la vida es así, las leyes son inalterables, hoy me dio una maravillosa recompensa

A pocos minutos del caos citadino caraqueño, de sobresaturación monoxódica, amablemente la vida me regalo cromática natural vista y vivencia de nuestro querido cerro Avila, en sus espacios Galipaneros.

Una esplendorosa tarde de matices y temperaturas, sol incandescente, lluvia nostálgica, niebla reconciliatoria, encuentros cariñosos. Así es mi ciudad, temperamental y caprichosa, caótica, hermosa y generosa.

Ayer estaba disgustada con ella y hoy me pidió perdón. Yo la perdoné.

2 comentarios:

Buh dijo...

Hola Marta!! Te cuento q me encanta tu blog y siempre lo leo... la verdad es refrescante ver a veces otra cara de esta ciudad que sobrevivimos y pocas veces vivimos.

Por primera vez te escribo y es para contarte que cai en la tentación y abri un blog... me encantaría que lo visitaras y sería un honor estar en tus links.

Espero tus comentarios.

Saludos,

Reina

IMAGINA dijo...

Hola Marta Elena:
Paso a saludarte. Estoy regresando de mis vacaciones con una locura de trabajo, como siempre, pero bueno, antes de arrancar me tomo unos minutos para saludar a los amigos.

Encuentro de Santos

Fundación Bigott organiza un encuentro de Santos  los días 6, 7 y 8 de julio. Fundación Bigott abre sus ...