viernes, junio 08, 2012

Madrastras de concurso






No siempre tiene que haber una mala en el cuento. Y si alguien puede dar fe de ello es una Madrastra, personaje que ha sido relacionado tradicionalmente con la maldad y el hacer sufrir a los hijos que la vida le ha prestado. En la vida real poca cabida tienen las egoístas madrastras que se han afianzado en el imaginario colectivo gracias a los cuentos como Blanca Nieves o la Cenicienta.

Lo cierto es que la estructura familiar ha variado mucho con los años, y ya la presencia de la madrastra se ha convertido en algo mucho más normal y aceptado. Tanto así que ya incluso es posible celebrar el Día de la Madrastra, el cual tiene lugar el cuarto domingo de junio (este año cae el 24). Se eligió esta fecha para celebrar a las madrastras pues pasados los días de la madre y del padre, solo restaba rendirle homenaje a la pieza que falta en una familia compuesta: la Madrastra.

Sin embargo –y a pesar de lo cada vez más común que se hace esta figura dentro de la sociedad-  son pocas las historias reales que se cuentan de estas valientes  mujeres que entran en una familia ya iniciada y que se integran a una dinámica para aportar nuevas cosas y enriquecerla.

Ante la falta de referentes serios en español que expliquen lo que significa el ser madrastra, desde su lado más humano y personal, la periodista Floralicia Anzola publicó el año pasado el libro “Señora Madrastra”, un volumen que nace de una profunda investigación bibliográfica y de una revisión muy personal de sus experiencias vividas en ese rol.

La publicación del libro ha desatado una suerte de frenesí sobre el tema, abandonado hasta entonces, que puesto sobre el tapete de manera oportuna un tema socialmente relevante. Son cada vez más mujeres que se han solidarizado con lo expresado por la autora y que han encontrado al fin una historia con la que pueden identificarse plenamente.

Bajo esa premisa, se ha iniciado la búsqueda formal de otros relatos positivos y optimistas de lo que significa ser madrastra en la actualidad que puedan ser compartidos y disfrutados por el público. La idea es que estos textos se publiquen en la página web  www.0800flor.net y se sumen al cuerpo informativo sobre el tema, partiendo siempre desde el lado vivencial y humano de cada quien.

Estas colaboraciones de las madrastras de la vida real compartidas en la web pueden hacer que sus autoras reciban maravillosos premios. Sólo hace falta promocionar las historias publicadas a través de las redes sociales y las que obtengan mayor cantidad de “me gusta” recibirán un reconocimiento especial en la celebración del día de la Madrastra.

Las sencillas instrucciones para participar están publicadas en http://www.0800flor.com/dia-de-la-madrastra. La invitación es entonces para llenar de buenas historias sobre madrastras las búsquedas de la web en español, cambiar el estereotipo y rendir homenaje a estas mujeres que tanto hacen por brindar un hogar feliz. Que esas malas malvadas, como los personajes de Charlize Theron o Julia Roberts, se queden solo en la gran pantalla.

No hay comentarios.: