jueves, enero 05, 2012

Todavía sola, está Caracas



Fotografía del portal Venezuela Tuya.com

Ya dimos inicio al nuevo año 2012, ese  que se auto promocionó y logró encajarse en la angustia de mucha gente como el fin del mundo. Llegó y no se acabó. Todo lo contrario comenzó como nuevo, así mismo lo percibí al salvarme el 31 de no ver las más de 20.000 personas que asistieron a La Plaza Altamira a convivir unos con otros, en mi caso, salí corriendo, quería abrazarme al silencio, regocijarme con la calma y besar la soledad.

El 31 no me acosté tarde, porque en Venezuela, y sobre todo en Caracas, las cosas han cambiando mucho, es de alto riesgo eso de andar con una copa de espumoso en la cabeza, solo por la Autopista del Este, buscando que lo atraquen a uno, como un pendejo, porque además , ¿a quién iba a conseguir en caso que me suceda algo? En fin, no me moví, me quedé tranquilita en casa de mi madre. Allí esperé sin pensarlo mucho, a ver si era verdad ese cuento que el mundo de iba acabar, mientras comí todas esas cosas que se ponen en las mesas.

Ya estamos a 5 de enero, y es que me siento como si me acabara de levantar, con el frío matutino de estas fechas, que se ha extendido un poco más. Me acabo de dar cuenta que he salido a muchos sitios y tengo una amnesia y no recuerdo nada, sin duda alguna, me acabo de levantar. Caracas está vacía, estamos todos, pero no veo a nadie. Todos estamos encuevados, esperando el lunes para comenzar las atropellántes anécdotas diarias de la sobrevivencia en esta ciudad de contrastes.

Lo que si no entiendo, de veras es porque todo está cerrado, casi nada está operando, una ciudad semi-desolada con ciudadanos introvertidos y de poco hablar. Pero asumo que es un descanso natural que se merece la pobre, la bella maltratada. Ya el lunes comenzará a recibir palo, y como mujer masoquista, se quedará callada, sin decir nada y con una dignidad de mantuana, aunque algunos les de rabia, estará erguida con suma elegancia, aunque tenga las suelas rotas.

Mientras tanto, desde mi ventana observo cómo va tomando cuerpo el movimiento de la ciudad.